¡Érase una vez un Monstruo era uno de los libros interactivos favoritos del Monstruo de las Galletas! Se pasaba horas y horas explorando sus páginas, conociendo a toda clase de monstruos, haciéndose amigo de ellos, ayudándoles a solucionar sus problemas y, en general, haciendo del mundo un lugar mejor. Un buen día, el Monstruo de las Galletas estaba leyendo el libro cuando percibió el olor más delicioso del mundo: galletas con pepitas de chocolate recién horneadas. En su afán por comerse todas esas deliciosas galletas, se le cayó el libro. Cuando volvió a su búsqueda, no logró encontrarlo. Buscó sin cesar, pero el libro había desaparecido.

BACK TO ALL THE CHARACTERS