Un buen día, Elmo encontró Érase una vez un Monstruo en un rincón oculto de la biblioteca y quedó fascinado por el libro debido a su pelaje, así que se lo llevó al Monstruo de las Galletas para leerlo juntos.

BACK TO ALL THE CHARACTERS